nuestra historia

 

nuestra

historia

Las primeras evidencias en el Neolítico.

Continuaron fenicios y griegos

ocupación romana

más tarde visigodos, el islam

hasta llegar a la reconquista….

Las primeras evidencias de ocupación atestiguadas en el término municipal corresponden, por el momento, al Neolítico.

La presencia de las culturas fenicia y griega es muy probable, si bien son pocos los restos que permiten documentarlas.

En cambio, la ocupación romana se hace indiscutible a la luz de los hallazgos, especialmente en el yacimiento de Fuente del Sol, una de las principales villas del período.

Tras la época visigoda, la invasión islámica supondrá para Alhaurín un auténtico revulsivo y esplendor en lo que la agricultura, artesanía y comercio, entre otros sectores, se refiere.

Buena muestra de la prosperidad que se experimentó constituye ingenios hidráulicos como el Molino Morisco de los Corchos o fortalezas como la Torre de Hurique y el Castillo de Fahala.

Formó también parte del Alhaurín musulmán uno de los monumentos más representativos de la localidad: el Arco del Cobertizo, uno de las puertas de entrada al asentamiento amurallado.

los primeros vestigios

“ESTA OBRA MANDO HAZER ESTA VILLA POR ACVUERDO DE LA CIVDAD DE MALAGA SIENDO ALCALDES ORDINARIOS DE ESTA VILLA LAVRECIO ROMERO I DIEGO SAHES DE ARADA ACABOSE AÑO 1609”

La reconquista de Alhaurín el Grande es ejecutada por los Reyes Católicos en Mayo de 1485, quedando desde entonces la Villa incorporada a la Corona Castellana.

Los primeros cambios se producirán en el núcleo religioso, proyectándose la construcción de la actual Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación sobre una antigua fortaleza.

En ella se venerará la imagen de Nuestra Señora de Gracia como patrona de Alhaurín el Grande.

En el entorno, aparecerán instituciones como el Concejo, el Pósito o el Real Hospital de Santa Catalina Mártir. Actualmente se puede contemplar en la fachada de la Casa Consistorial, si bien esa no fue su ubicación original, pues en principio se disponía en el antiguo pósito de la localidad.

Porta una inscripción en la que se puede leer “ESTA OBRA MANDO HAZER ESTA VILLA POR ACVUERDO DE LA CIVDAD DE MALAGA SIENDO ALCALDES ORDINARIOS DE ESTA VILLA LAVRECIO ROMERO I DIEGO SAHES DE ARADA ACABOSE AÑO 1609”.

Aparece cuartelado, con la representación de dos leones rampantes y dos torres, símbolo de las coronas de Castilla y de León. A su alrededor se encuentra el Toisón de Oro, adoptado por Carlos I como soberano de la Orden. Lo abraza un águila imperial bicéfala coronada, utilizada por la dinastía de los Habsburgo como símbolo de la unión del Sacro Imperio Romano Germánico con la Monarquía Hispánica.

Otro de los hitos importantes acontecerá en el Siglo XVII, cuando los alhaurinos compren su jurisdicción a la Corona, quedando incluida la localidad en el denominado Corregimiento de las Cuatros Villa.

En la centuria posterior el pueblo crece y aparecen ermitas que se unen a las existentes, como la de Cristo de las Agonías (1783) o la de San Gaudencio (1790).

De este siglo también se tiene referencias de las conocidas como Cuevas del Convento, donadas por la Cofradía de la Vera Cruz a los franciscanos para el establecimiento de un Hospicio.

El Alhaurín del dieciocho se vio enriquecido con palacios y casas señoriales. Buena prueba de ello constituye el Palacio de Montellano, que llegó a tener la bodega más extensa de Andalucía

el alhaurín del XVII hasta nuestros días